Español

El idioma español en el Colegio Alemán “Santa Cruz de Tenerife”

 

La enseñanza del idioma español, a lo largo de las etapas de la Educación Primaria, Secundaria y Bachillerato en el Colegio Alemán “Santa Cruz de Tenerife” tiene como finalidad fundamental el desarrollo de la competencia comunicativa del alumnado en todas sus vertientes —pragmática, lingüística, sociolingüística y literaria— y en los distintos contextos —personal, educativo, social— a los que se va a enfrentar como ser autónomo.

Este enfoque comunicativo ha de estar centrado en el uso funcional de la lengua y en la visión de la persona como un ser social que tiene la necesidad innata de comunicarse y que ordena el pensamiento y estructura la realidad a través del lenguaje. La lengua permite a la persona integrase en su entorno con una actitud activa y participativa; le abre las puertas a una sociedad en la que ha de lidiar con el enorme caudal de información que le rodea de manera crítica, convirtiéndola así en conocimiento. En este sentido, la adquisición de la competencia lectora se torna en fundamental para desenvolverse en la sociedad del conocimiento.  La lengua permite, asimismo, que la persona se desarrolle como sujeto emocional y creativo.

La puesta en escena de los procesos de enseñanza y aprendizaje de la asignatura a lo largo de todas las etapas escolares, puesto que el idioma español se imparte en todas las etapas del colegio, permitirá trabajar de forma consciente el desarrollo de las tres grandes dimensiones recogidas en el Plan Curricular del Instituto Cervantes —que se inscribe dentro de las directrices del Marco Común Europeo (MCE)—, convenientemente adaptadas a la perspectiva de estudio de la lengua materna y su literatura, además de a la perspectiva de estudio del idioma como lengua extranjera: el alumnado como agente social, que ha de conocer los elementos que constituyen el sistema de la lengua y ser capaz de desenvolverse en las situaciones habituales de comunicación que se dan en la interacción social; el alumnado como hablante (inter)cultural, que ha de ser capaz de identificar los aspectos relevantes de su propia  cultura y establecer puentes con sus conocimientos previos para avanzar, al mismo tiempo, hacia actitudes de respeto hacia las otras culturas; y, finalmente, el alumnado como aprendiente autónomo, que ha de hacerse gradualmente responsable de su propio proceso de aprendizaje, con autonomía suficiente para continuar avanzando en su conocimiento del español más allá del propio currículo, en un proceso que pueda prolongarse a lo largo de toda la vida.

Para ello, se sigue un programa de alfabetización en español en Preescolar con la intención de que los alumnos adquieran las competencias oportunas para un aprendizaje que continúa en Primaria y en Secundaria (seis horas a la semana y cuatro horas a la semana, respectivamente). La enseñanza/aprendizaje del idioma culmina en Bachillerato (cuatro horas a la semana) que, una vez superado, permite el acceso a la universidad.

El alumnado se enfrenta al idioma español en la Educación Secundaria Obligatoria desde un proceso de aprendizaje en la Educación Primaria que reconoce como finalidad de la materia el desarrollo de la competencia comunicativa desde un enfoque funcional de la lengua y partiendo de una visión de la persona como ser pensador que ordena el pensamiento a través del lenguaje. Corresponde a la Enseñanza Secundaria Obligatoria y el Bachillerato continuar la evolución emprendida ya desde Preescolar y especialmente desde Primaria, de una forma cada vez más sistemática y consciente, ofreciendo mayor diversidad de usos y contextos, en la búsqueda progresiva de una metacognición comunicativa que resulta esencial para ejercer la ciudadanía en la denominada Sociedad del Conocimiento y la Información.

En este sentido, la materia solamente se entiende bajo un enfoque de interacción social, en el que prima el aprendizaje en equipo, y que entiende el objetivo del conocimiento (meta)lingüístico como parte imbricada en un proceso más amplio, de carácter comunicativo, emocional, cognitivo y cultural. Es importante señalar que el enfoque del aprendizaje de la propia lengua y su literatura no puede ser entendido desde una perspectiva «innatista», dado que la comunicación informal en la llamada «lengua materna» no garantiza en absoluto el adecuado desarrollo de la competencia comunicativa. Tampoco es innata la percepción de que la lengua y la cultura son realidades con un fuerte vínculo de unión, de gran importancia en el desarrollo sociocultural de cada persona. A la manera, por tanto, de la enseñanza de las lenguas extranjeras, el aula se convierte en un espacio social para el aprendizaje comunicativo, lingüístico y literario «por inmersión» en diversidad de contextos, con los que la enseñanza formal logre adelantar, de forma verosímil, escenarios de comunicación y cultura más formales de los que corresponderían a los alumnos y las alumnas en sus ámbitos informales de vida.

Se persigue de esta manera el objetivo de desarrollar conocimientos, estrategias y valores que favorezcan la adquisición y sistematización progresiva de una conciencia lingüística, sociocomunicativa y literaria que fomente la disposición del alumnado al aprendizaje permanente, al desarrollo de aspectos afectivos y emocionales para construir una actitud, sensibilidad y empatía adecuadas hacia la cultura, y, por último, a ejercer de manera óptima su ciudadanía.

Paralelamente, y en coordinación constante, se imparte la enseñanza/aprendizaje del idioma español como lengua extranjera, primero de forma independiente durante los dos primeros años de aprendizaje del alumno con profesores especializados, y posteriormente en el mismo contexto que los demás alumnos que estudian el idioma como lengua materna, siguiendo un programa adaptado al menos hasta el quinto año de aprendizaje.

El español en el mundo. Anuario del Instituto Cervantes 2016

            El español en el mundo. Anuario del Instituto Cervantes 2016 analiza la labor desarrollada por el Cervantes en sus 25 años de existencia, desde su creación en 1991 hasta hoy, con una completa cronología de los hitos más relevantes acompañada por numerosas fotografías. Contiene además datos actualizados sobre el español en el mundo, artículos de destacados expertos y opiniones de personalidades de la cultura española.

El libro, de 540 páginas, recoge las opiniones de Víctor García de la Concha, director del Cervantes desde 2012, y de sus predecesores en la dirección Nicolás Sánchez-Albornoz (1991-1996), el Marqués de Tamarón (1996-1999), Fernando R. Lafuente (1999-2001), César Antonio Molina (2004-2007) y Carmen Caffarel (2007-2012). Todos ellos participan hoy en la presentación del nuevo Anuario en la sede central.

El volumen arranca con la respuesta de doce personalidades de la cultura a una doble pregunta: ¿Qué opinión le merece la labor del Instituto Cervantes en estos 25 años? y ¿cómo ve el papel del Instituto Cervantes en el futuro? Opinan al respecto Teresa Berganza, José Manuel Caballero Bonald, Antonio Gamoneda, Carmen Millán, Soledad Puértolas, Valentí Puig, Sergio Ramírez, Laura Restrepo, Carme Riera, Gregorio Salvador, Rosa Torres-Pardo y Juan Villoro.

Esta edición de la publicación académica de referencia del Instituto incluye también datos actualizados sobre el español en el mundo, desmenuzados en el informe «El español y su expansión como lengua de comunicación internacional desde la creación del Instituto Cervantes», escrito por David Fernández Vítores (Universidad de Alcalá).

Tres artículos detallan la actividad del Instituto Cervantes en otros tantos ámbitos: el académico (enseñanza, promoción e investigación del español como lengua extranjera), el cultural (promoción de la cultura de España y los países hispanohablantes) y la comunicación (con la presencia del Cervantes en Internet y su uso de las tecnologías), coordinados por los directores de las respectivas áreas: Richard Bueno, Beatriz Hernanz y Jacinto Aramendi.

También se aborda el papel de la diplomacia cultural en sendos artículos de Emilio Lamo de Espinosa y Ángel Badillo Matos (Real Instituto Elcano) y de Javier Noya (Universidad Complutense), mientras que la “mirada americana” la aporta Adolfo Elizaincín (Universidad de la República, Uruguay). Por su parte, Álex Grijelmo (Grupo Prisa) desgrana los siete Congresos Internacionales de la Lengua Española celebrados en estos cinco lustros de trayectoria, desde Zacatecas (México, 1997) hasta San Juan de Puerto Rico (2016).

Tras una cronología de hitos relevantes acompañada de un dosier fotográfico, cierra el Anuario un directorio con la presencia del Cervantes en el mundo, en un total de 87 ciudades de 44 países a través de centros propios, antenas y Aulas Cervantes.

También se resumen “otras formas de presencia” en el mundo: los centros acreditados (un total de 192), los centros de examen DELE (Diploma de Español, en torno al millar), los 165 centros de examen CCSE (Conocimientos Constitucionales y Socioculturales de España) y el universo de internet.

Datos cuantitativos del español

A continuación, se resumen algunos datos contenidos en el artículo de David Fernández Vítores:

  • Idiomas más estudiados. Después del inglés, el español se disputa con el francés y con el chino mandarín el segundo puesto en la clasificación de idiomas más estudiados como segunda lengua. No existen análisis exhaustivos que comparen el número de estudiantes de las distintas lenguas.
  • Las cinco lenguas más habladas. La evolución demográfica del chino, el inglés, el español, el hindi y el árabe entre 1950 y 2050 refleja un descenso en la proporción de hablantes nativos de chino e inglés. Por el contrario, el español y el hindi registran un aumento moderado pero continuo de hablantes. El árabe presenta un mayor crecimiento relativo pese un nivel menor de uso.
  • Crecimiento previsto del español. La comunidad hispanohablante seguirá creciendo para situarse en el año 2050 en los 754 millones de personas, con distinto grado de dominio de la lengua.
  • El 7,8% de la población. Hoy habla español el 7,8% de la población mundial. Las proyecciones indican que el peso de la comunidad hispanohablante en 2050 permanecerá inalterado.
  • Estados Unidos. En 2060 será el segundo país hispanohablante del mundo después de México. Según prevé la Oficina del Censo, los hispanos serán 119 millones en 2060. Es decir, más del 28% de la población estadounidense será hispana, casi uno de cada tres residentes.
  • 21 millones de estudiantes de español. El número de estudiantes de español como lengua extranjera en todo el planeta no ha dejado de crecer desde la creación del Instituto Cervantes. Más de 21 millones de alumnos estudian actualmente este idioma como lengua extranjera.
  • Acción del Instituto. Resulta difícil valorar cómo influye el Cervantes sobre el aumento de estudiantes de español registrado en estos 25 años. Pero es evidente que la implantación de una sede o un Aula Cervantes en cualquier país genera sinergias positivas para la difusión de la lengua y la cultura hispanas.
  • Unificar la evaluación. Destaca el valor de instrumentos creados recientemente por el Instituto Cervantes como el Servicio Internacional de Evaluación de la Lengua Española (SIELE), un sistema de certificación que determina por medios electrónicos los conocimientos de español para nativos y no nativos. El SIELE confirma la vocación iberoamericana del Instituto y consolida aún más los criterios universales a la hora de evaluar el nivel de español de cualquier persona, independientemente de su lugar de residencia o su origen etnolingüístico.
  • DELE y matrículas de español. El número de inscripciones para obtener el Diploma de Español (DELE) se ha multiplicado por nueve desde la apertura del Instituto Cervantes. Y el número total de matrículas de los centros del Instituto Cervantes se ha multiplicado por doce.
  • Factores en el auge del español. El aumento de hablantes no se basará solo en el crecimiento demográfico de los países que tienen el español como lengua oficial. Influyen positivamente en el auge del español otros factores, como el despegue económico de países hispanoamericanos y al aumento del comercio bilateral dentro y fuera de esta comunidad.
  • Activo económico y herramienta útil. Crece el peso del español como lengua internacional: ya no es visto únicamente como una vía de acceso a una cultura de primer orden, sino también como un activo económico en toda regla y como una herramienta muy útil en los terrenos comercial y diplomático.
  • Papel del Instituto Cervantes. La institución ha sido un agente fundamental en este cambio de percepción con respecto al español. Ha propiciado una imagen de prestigio y utilidad de nuestra lengua que era prácticamente inexistente antes de la creación del organismo en 1991.

El idioma español es favorito en Alemania

El número de alemanes que estudian español se ha incrementado de manera constante desde la década de los ochenta.

El creciente uso de la lengua española en el comercio internacional y la posición preferente de España como destino turístico y de formación universitaria son algunos de los factores que han influido en el creciente interés de los alemanes por aprender nuestro idioma. Este aprecio se observa en el aumento constante del número de estudiantes de español, tanto en el sistema educativo reglado, como en centros y academias privadas, en universidades populares y en los centros del Instituto Cervantes repartidos por Alemania.

La atracción por el idioma español en Alemania se inició a finales de la década de los ochenta del siglo pasado con la creación de los programas de intercambio estudiantil Erasmus. “La movilidad de los españoles que estudian o trabajan en Alemania y la importante presencia de creadores ibéricos en el país germano, en particular en Berlín,” ha ayudado a aumentar el deseo de estudiar español, señalan desde el Instituto Cervantes. Además, los expertos consideran que el aprendizaje de la lengua española resulta fácil para los alemanes.

Un 25% más de estudiantes

Con el fin de dar respuesta a la demanda de español en Alemania, el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte (MECD) de España colabora de manera estrecha con departamentos homólogos en Alemania, con asociaciones de profesores, universidades, colegios, empresas y otras entidades interesadas en los ámbitos de lo español e hispanoamericano. La Consejería de Educación de la Embajada de España en Berlín es la encargada de promover, dirigir y gestionar esta acción educativa en el país germano.

En el sistema alemán de educación reglada, el aprendizaje de español como lengua extranjera aún es escasa en educación primaria, sin embargo, tiene cada vez mayor presencia en el resto de niveles formativos. En el curso escolar 2012-2013, cerca de 385.000 alumnos (4%) de primaria y secundaria eligieron estudiar español. Desde el curso 2002-2003, el número de estudiantes de castellano en los citados ciclos se ha incrementado un 25%, según datos del informe “Schulen auf einen Blick, 2014” que recoge el MECD en su documento „El mundo estudia español“.

También crece el número de alumnos de formación profesional que se decantan por el español como lengua extranjera: en el curso 2012-2013 fue de 112.583, cifra que registró un incremento del 4,8% en el curso 2013-2014, hasta los 118.233 estudiantes, según datos de la Oficina Federal de Estadística alemana (Statistische Bundesamt) recogidos por el informe del Ministerio de Educación.

 

Instituto Cervantes

El Instituto Cervantes ha jugado un papel muy importante en el éxito de la difusión del español en Alemania. Cuenta en el país con cinco centros –Berlín, Bremen, Fráncfort, Hamburgo y Múnich– donde los alumnos, además de estudiar nuestro idioma, pueden ampliar sus conocimientos sobre la realidad cultural española e iberoamericana. El Instituto Cervantes dispone igualmente de 111 espacios en todo el territorio alemán para la obtención del Diploma de Español como Lengua Extranjera (DELE).

En 2014, el Instituto Cervantes expidió en Alemania un total de 2.432 certificados DELE. Con respecto a su actividad docente en el ejercicio 2013, registró 6.332 matrículas e impartió 1.256 cursos. Además, un total de 7.642 alemanes se dieron de alta en su plataforma de enseñanza on line AVE Global. En el apartado de formación de profesores de español, se inscribieron 2.090 alemanes y se organizaron 119 cursos.

La enseñanza del español no es la única función del Instituto Cervantes. Promueve igualmente actividades de intercambio cultural y diálogo crítico con entidades públicas y privadas, creadores y gestores culturales alemanes en los ámbitos de la literatura, pensamiento, cine, artes visuales, arquitectura y diseño, música, danza y teatro. En este sentido, en 2013 organizó 400 acciones culturales a las que asistieron 60.000 personas. El Instituto destaca que estas iniciativas “han ampliado nuestra base de público y ha hecho protagonistas a muchos jóvenes profesionales españoles de nuestra programación”.

Entre los numerosos eventos culturales que se organizan en Alemania destacan dos con gran repercusión internacional: la Feria del Libro de Fráncfort y Festival de Cine Internacional de Berlín (Berlinale). Estar presentes en estas dos citas es importante para reforzar la presencia de la cultura española e hispanoamericana en Alemania. Con este objetivo, el Instituto Cervantes coopera con entidades públicas y privadas españolas e iberoamericanas.

Otra importante línea de actuación del Cervantes es la creación y promoción de redes con organizaciones e instituciones culturales y científicas alemanas, españolas e hispanoamericanas. La finalidad de esta iniciativa es coproducir proyectos y dar visibilidad a la actividad y presencia de los españoles e hispanos en Alemania.

El Instituto Cervantes organiza además junto al Goethe-Institut encuentros culturales hispano-alemanes destinados a tratar cuestiones de actualidad en ambos países, como la participación ciudadana, el valor de la creatividad de las artes visuales en entornos de crisis o el papel del arquitecto del siglo XXI.

2015 - 2017 © Deutsche Schule - Colegio Alemán Santa Cruz de Tenerife | Design by Duckling IT SolutionsAviso Legal